Referencia Histórica

Son los aparejadores herederos profesionales de los maestros de obras, quienes durante siglos dirigieron la ejecución material de las obras en la construcción de importantes edificios del país. 

La profesión, después de una larga y sinuosa historia respecto a su supervivencia y sus aspectos competenciales, fue instaurada definitivamente en el año 1895 mediante real Decreto. A lo largo de los primeros años del siglo XX diferentes disposiciones oficiales fueron definiendo las características de la profesión, pero es el Real Decreto de 16 de Julio de 1935 del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes quién reguló las atribuciones de la profesión de Aparejador, estableciéndose como obligatoria su intervención en toda obra de arquitectura en su labor inspectora y de dirección de obra. En tiempos más recientes la ley 12/86 de 1 de Abril, regula nuevas atribuciones en el ámbito de su especialidad como la redacción de determinados proyectos, eliminando una serie de restricciones y limitaciones existentes hasta entonces. Es por último y como más reciente, la ley 38/1999 de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación, quién atribuye al Arquitecto Técnico y en las obras de edificación por ella especificadas, la facultad de dirigir la ejecución de la obra formando parte de la dirección facultativa y asumiendo la función técnica de controlar cualitativa y cuantitativamente la construcción y la calidad de lo edificado además de redactar determinado tipo de proyectos. 

Desde la reforma de le Enseñanzas Técnicas en el año 1.964, Aparejador y Arquitecto Técnico son conceptos ambivalentes, pues aunque, en su momento los primeros debieron convalidar su titulación por la de Arquitecto Técnico, hoy unos y otros desempeñan idénticas funciones profesionales. 

La profesión hoy en día

Desde el 1 de febrero de 1936 hemos venido teniendo distintos emplazamientos. En un principio estuvimos situados en la Calle Muñoz Garnica, 24, domicilio personal de D. José Vida Bolaño, Secretario de la 1ª asociación de aparejadores de la provincia de Jaén. Con posterioridad, y después de pasar por la Plaza de San Ildefonso y la Calle Navas de Tolosa, nos trasladamos a la actual ubicación en Paseo de la Estación, 25 - 5º, junto a la emblemática Plaza de las Batallas y en el centro comercial de la ciudad. 

En Abril de 2000 inauguramos las nuevas instalaciones, ampliando las originarias en una planta, pero manteniendo la funcionalidad e incorporando las secciones de biblioteca y despacho colegial. También se amplió el aforo del salón de actos.

  • Materiales y elementos para la construcción.

  • Control de calidad.

  • Dirección de las obras.

  • Seguridad y salud laboral en la construcción.

  • Economía y control de costes.

  • Contratación y organización de obras.

  • Proyectos de nueva planta y rehabilitación.

  • Proyectos de adecuación, adaptación, y demoliciones.

  • Mantenimiento de edificaciones.

  • En concreto los Aparejadores y Arquitectos Técnicos, están presentes en todo el proceso de la edificación, mediante:

    Proyecto y direcciones de obras:

    • De nueva planta, que no precisen proyecto arquitectónico.

    • De rehabilitación, que no alteren la configuración.

    • De adecuación o adaptación, decoración y derribo.

    • Dirección de obras de:

      • Obras de nueva planta.

      • Obras de rehabilitación, restauración y conservación.

      • Instalaciones de todo tipo de edificios.

      • Estudios de Seguridad y Salud y su coordinación durante la ejecución de obras.

      • Planes de Control de Calidad.

      • Mediciones, presupuestos y certificaciones de obra.

      • Informes para apertura de locales y establecimientos.

      • Contratación, planificación y organización de obras.

      • Valoraciones de inmuebles.

      • Deslindes, replanteos, levantamiento de planos y mediciones.

      • Mantenimiento de edificios.